Pruebas Volvo

Volvo S60 Polestar, discreta deportividad para diario

367 cv con tracción total en una berlina que se sale de la oferta normal del S60 • Sin muchos cambios a la vista todo se disfruta desde cierta discreción

Sólo el color azul nos delata, el Volvo S60 Polestar, el modelo base del WTCC de la marca cuenta con un motor bajo el capó fuera de serie, pero aparte de unos asientos algo más envolventes, al abrir la puerta puede pasar por un S60 normal y corriente. Las cosas comienzan a cambiar sólo con pulsar el botón de arranque.

Bueno, si te fijas un poquito verás un ancho calzado, unos escapes dobles y más generosos y un acabado en el que exteriormente se han evitado los cromados metálicos, que no así las llantas que se salen de la norma austera pero deportiva que clama su exterior.

El Polestar es todo un S60 en cuanto a su relativa familiaridad, un buen maletero, un confort alto, una insonorización estupenda, acabados Volvo, que combinan calidad y detalles y hasta un volante prácticamente igual a todos los demás.

Igualmente la instrumentación es idéntica, algo que ya comienza a perder encanto, el que tu S60 de 367 cv tenga los mismos relojitos que el S60 D2 de tu vecino con tres veces menos de potencia.

1-exterior-volvo_s60_polestar_prueba-2017-09

Pero a lo mejor esa familiaridad te salva, poder tener un sólo coche en el garaje, que te mueva día a día, te lleve a la una cena de gala, te sirva como coche de representación y el finde te quites la corbata y te dediques a desempedrar cunetas.

5-maletero-volvo_s60_polestar_prueba-2017-01 5-maletero-volvo_s60_polestar_prueba-2017-07

El maletero no difiere de las versiones normales del S60, con 380 litros y no demasiados detalles de carga menuda. Permite abatimientos asimétricos.

2-exterior-detalle-volvo_s60_polestar_prueba-2017-05Sólo 2 litros y mucha sobrealimentación.

Bajo el capó del Polestar hay un motor de sólo 2 litros de cilindrada, tenemos por lo tanto una potencia específica de 183,5 cv/litro, hay coches de carreras que tienen menos. Con culata de 4 válvulas por cilindro, logra los 367 cv a 7.000 vueltas, pero es dócil como coche de diario, su par máximo es muy bueno, con 400 Nm y llega a 3.100 vueltas, con gran porcentaje del mismo ya a unas 2.000, por lo tanto se puede disfrutar de forma tranquila donde ni a tí ni al pasaje les alertará de lo que hay bajo el pié derecho. Con poner la música un poco alta ya ni el rugido del motor se notará.

Cambio de 8 relaciones y tracción total.

Pero llega la hora de disfrutar de otra forma del S60, un coche de 4,64 metros, un sedán medio, con 4 excelentes plazas para viajar, pero que en este momento recomendamos sólo llevar un acompañante que le guste una suspensión dura y un ritmo de marcha alegre.

6-puesto-volvo_s60_polestar_prueba-2017-08 3-interior-volvo_s60_polestar_prueba-2017-05

Los 367 cv vienen ayudados por una tracción total de reparto electrónico, que con buen piso sería delantera una vez a velocidad constante. En la arrancada, la tracción trasera funciona para que no haya pérdidas de tracción y se aproveche el 100 de la potencia hacia el suelo. Igualmente en los fuertes apoyos, los sistemas electrónicos nos reparten el giro según la tracción, la posición del acelerador y el volante, todo para lograr un paso en curva espectacular.

“Mucha marcha”.

1-exterior-volvo_s60_polestar_prueba-2017-03

Cuenta con un cambio automático con guía secuencial y 8 relaciones, pero no es una caja cerrada ni mucho menos, las tres velocidades más altas son para optimizar consumos, por lo que en una conducción deportiva, realmente tenemos 5 marchas. Al menos no tenemos transiciones lentas, pero no son 8 marchas de carreras precisamente, proviniendo de un cambio de variador, no es de doble embrague y no es tan rápido, aunque no está mal. El grupo final que muy muy largo, tanto que a pesar del potencial disponible, en cualquier repecho que aceleres un poco en automático reduce una o dos marchas. Esto es extensivo a adelantamientos. La relación final de 55,5 km/h cada 1000 vueltas, significa que a las 7000 de régimen de potencia máxima iríamos a casi 390 km/h. La punta está limitada a 250 km/h, en sexta, su relación permitiría más de 260 km/h. 

Este cambio realmente te facilita una conducción en automático cuando vas tranquilo, porque en manual estás constantemente cambiando marchas. Sin embargo si toca ir ligero, el cambio apurando marchas se porta como uno de 5 ó 6 en las que las que el margen de reducción es bastante bueno, además avisa con un “pitidín” si no entró la que propusiste.

Comparte esta noticia... Print this pageEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies