Pruebas - Ford

Prueba, Ford Focus RS el coche de rallyes “civilizado” para el día a día

Motor 2.3 Turbo con 4 cilindros.

El propulsor que equipa el Focus RS deriva del que usa el actual Ford Mustang de 2.3 litros de cilindrada. Desaparece uno de sus cilindros respecto al antiguo RS pero en potencia se ganan nada menos que 45 CV (33 CV en el caso del Mustang con idéntico motor). El carácter del motor se puede diferenciar en dos etapas: antes de que entre en acción el turbo y después.

2-06-Exterior-detalle-Ford-Focus-RS-prueba-2017En el primer caso nos encontramos que le falta un poco de “punch” al acelerar pero resulta más que suficiente para una conducción normal. En el segundo caso… sujétate bien porque es como cuando el Halcón Milenario activa el modo hiperespacio.

En ese momento más vale estar pendiente de la carretera y mirar mucho más allá de lo habitual, porque lo que parece lejos en realidad llega más pronto de lo esperado y podemos tener algún “susto”. En carreteras con curvas las que están un poco separadas las “enlazas”sin darte ni cuenta si llevamos el Focus RS por encima de las 3.500 rpm.

También es capaz de hacer que te lleves un buen disgusto con los radares, porque a poco que te propongas pisar un poco más de la cuenta el acelerador te puedes encontrar circulando a velocidades en las que los radares se ponen las botas. ¿Adelantamientos? Símplemente apunta delante del coche que quieres adelantar y en un instante estarás delante de él… e incluso un poco más lejos de lo estimado.

Acompañando al motor tenemos un caja de cambios de 6 velocidades de recorridos cortos y con autoblocante Quaife del que hablamos en el apartado de comportamiento, además del sistema de reparto electrónico Ford Vectoring Control. La tracción esta vez es cosa de las cuatro ruedas en vez de las dos del antiguo RS.

¿Y el sonido?, el Focus RS desde luego que es lo más próximo a un coche de rallyes en este sentido. Ya desde el ralentí suena a coche “gordo” y en cuanto empezamos a acelerar en marcha desde dentro se oye un sonido muy racing. Desde fuera puede deleitar a cualquiera que lleve la sangre de la competición en las venas.

En nuestras sesión de fotos, esperando la llegada del coche el sonido que lo anticipaba parecía como si el que fuese a aparecer tras la curva fuera el Fiesta R5 de Cristian García y no un coche de calle.

1-14-Exterior-Ford-Focus-RS-prueba-2017

Donde más se puede notar es en un túnel con las ventanillas bajadas. Basta acelerar un poco desde 2.500 rpm y una sonrisa “maléfica” se te escapará sin querer. Y más aún cuando al levantar el acelerador o cambiar de marcha oímos como petardea al igual que el motor turbo de un coche de carreras. En este aspecto el Focus convence al 100% y podría ser incluso un motivo único para llevártelo de un concesionario a tu garaje.

Todas las fotografías

Compártelo... Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

 ANUNCIOS CLASIFICADOS

Últimos anuncios publicados : introduce los tuyos gratuitamente

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *