Pruebas Opel

Opel Insignia Sports Tourer 2.0 CDTi Biturbo, viajero incansable

Un familiar con buena relación de consumo y potencia • Espacio y cierta deportividad para disfrutar a diario

El cambio de estilo del Opel Insignia hacia unas líneas más deportivas han rejuvenecido al modelo, en su versión berlina/sedán se inclina a un estilo GT, y en la versión familiar o Sports Tourer se reproduce el mismo con una practicidad mayor.

El nuevo Insignia Sports Tourer está a 1 cm de los 5 metros, gana 9 cm sobre el eje trasero en relación a la carrocería sedán. La gran diferencia está en el portón trasero más vertical, lo que no significa un volumen de carga total mucho mayor porque de 1.450 se pasa a 1.665 litros, 215 litros más, ya que las 5 puertas del sedán permiten igualmente aprovechar bien los abatimientos.

Lo que sí es verdad es que nuestro ST está más preparado para cargar, con un maletero base, por debajo de la cortina de ocultación 70 litros mayor, un portón que se puede abrir con un gesto del pié y una zona de carga muy cuidada, buena boca y una superficie enrasada desde el umbral al fondo de los asientos abatidos.

210 cv para disfrutar.

En suerte hemos podido conducir la versión diésel más potente, con 210 cv, no es sólo la potencia bruta sino más bien la buena entrega desde pocas vueltas, que junto a un cambio automático de 8 relaciones, con levas en el volante, nos hace disfrutar en cualquier lugar, ya sea negociando curvas, en autopista o callejeando que también se puede.

Indudablemente, si nos gustan las maniobras de adelantamiento seguras y rápidas, con tal empuje perdemos poco tiempo y el Insignia ST 2.0 CDTi 210, que es su nombre completo, te satisface con holgura, al igual que se siente a gusto incluso con buena carga en una carretera de curvas y es el rey de las autopistas rodando a buenos cruceros si ser un derroche en consumos.

01-exterior-opel-insignia-st-cdti-210-prueba-2018-08 01-exterior-opel-insignia-st-cdti-210-prueba-2018-10

Visto de perfil, observamos que el portón trasero no es totalmente vertical, se desaprovechan quizá unos litrillos de carga a cambio de un estilo más deportivo, “menos caja de muertos”. Con un deflector de aire en la parte superior del portón que existe para mejorar la turbulencia trasera a alta velocidad. Los cromados están acabados en tono metálico, con un listón que nace en el montante delantero y recorre todo el techo hasta caer en los pilotos traseros y que marca la línea de ventanillas en reducción del ST.

Nuestro Insignia tiene los cristales traseros oscurecidos, una de las muchas opciones que aún podemos añadir a nuestro acabado, el más alto denominado Exclusive.

01-exterior-opel-insignia-st-cdti-210-prueba-2018-03

Exclusive sólo en las motorizaciones más altas.

La gama del Insignia, paralela entre ambas carrocerías, contempla hasta 4 acabados, nuestro Exclusive es el más completo y equipado, por encima incluso del GSi, que es de estilo más deportivo, pero no con más equipo. Se puede decir que el acabado y motorización de nuestra unidad es el tope de gama y por lo tanto el tope de satisfacción.

La lista de equipamiento de serie es larga, una gama basada en un nivel del acabado más básico Selective que ya dispone de serie elementos como la alerta de desviación de carril activa, de distancia frontal con frenado, apertura sin llave (Deteccion mando), climatizador bizona, sistema reconocimiento de señales de tráfico, programador de velocidad de crucero, freno de estacionamiento eléctrico, encendido automático de luces o un sistema multimedia de cuarta generación, común para todos los acabados con el sistema de comunicación de emergencia del que tanto presume la marca en sus anuncios.

06-puesto-opel-insignia-st-cdti-210-prueba-2018-08 06-puesto-opel-insignia-st-cdti-210-prueba-2018-05

> Pag. 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *