Novedades Mercedes-Benz

Mercedes Clase E Estate AMG, a la pista con el coche familiar

Tracción total, suspensión neumática, cambio deportivo de 9 marchas y hasta 612 cv en la variante “S”, un familiar de quitar el hipo 

Mercedes-Benz dispondrá de la versión más deportiva AMG para la carrocería familiar del Clase E, el Estate. Con el mismo motor que la berlina de 4 puertas, el AMG-63, un motor V8 biturbo de 4,0 litros con una potencia de hasta 612 CV en la versión S y 571 en el Clase E Estate AMG-63 normal.

El motor es un portento de tecnología, 3.982 cc de cilindrada con apoyos dinámicos para el motor que modifica la rigidez de éstos con rapidez y de forma progresiva a las condiciones y las exigencias de la conducción.

El motor alcanza un nuevo techo de par con 850 Nm a 2.500-4.500 rpm en el “S” y 750 Nm a 2.250-5.000 rpm en el “básico”. 

Se incorporan por primera vez dos turbocompresores de doble entrada (Twin-Scroll), que reducen la contrapresión de gases de escape y optimizan el ciclo de admisión y escape. El resultado es una mayor potencia, unida a una respuesta más espontánea y un mayor par a bajas revoluciones.

Tracción total, cambio automático y suspensión neumática.

La nueva tracción integral AMG Performance 4MATIC+ tiene una distribución totalmente variable del par entre el eje delantero y el eje trasero, siendo el trasero el principal y el que siempre dispone de giro, pasando al tren delantero el porcentaje que el sistema de control decide. La variante S cuenta con modo dinámico de conducción en el reglaje «Drift Mode».

Mercedes-Benz Clase E Estate AMG-63

Cuenta con diferencial autoblocante en el eje trasero con regulación electrónica, un cambio deportivo de 9 marchas SPEEDSHIFT MCT AMG que se combina con un embrague húmedo para el arranque que sustituye al convertidor de par, siendo más ligero y efectivo.

El motor también dispone del sistema de desconexión selectiva de cilindros de serie, con ello se mejora en lo posible los consumos que están en 9,1 litros cada 100 km y con unas emisiones de CO2 de 206 g/km.

Con los 612 cv, el Clase E AMG-63 S, se pone a 100 km/h en 3,5 segundos (una décima más para la versión de 571 cv. La velocidad punta en ambos casos está limitada a 250 km/h, pero opcionalmente hay un kit para que esta sea hasta 290.

Para parar a la bestia, tenemos unos discos de freno de material compuesto auto-ventilados y perforados de formato 360 x 36 mm con pinzas fijas de 6 émbolos; en el eje trasero se trata de discos de 360 x 24 mm con pinzas de garra de 1 émbolo. La variante S equipa en el eje delantero discos de freno de material compuesto de mayor tamaño, con 390 x 36 mm. Opcionalmente se ofrece el sistema de frenos AMG de material cerámico y fibra de carbono con discos de tamaño 402 x 39 mm en el eje delantero y 360 x 32 mm en el eje trasero.

En el eje delantero se utiliza una construcción de cuatro brazos con componentes forjados de aluminio: brazos triangulares, tirante de suspensión y brazos porta-muelles. Los elementos separados e independientes de guiado y de suspensión de las ruedas permiten una mayor aceleración transversal, con influencias mínimas de la propulsión en el sistema de dirección. El eje trasero de desarrollo específico para este modelo está diseñado para proporcionar un gran dinamismo. Este tren de rodaje garantiza añade al confort característico de la Clase E una alta precisión.

Compártelo... Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

 ANUNCIOS CLASIFICADOS

Últimos anuncios publicados : introduce los tuyos gratuitamente

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Correr y ver: próximos eventos

A %d blogueros les gusta esto: