Historia

Los pilotos de la F1 más importantes de la historia

El curso de la Fórmula 1 ha arrancado y los aficionados se vuelcan en este Campeonato que hace honor a la historia de este deporte, donde se han dado cita grandes deportistas

Ayrton Senna es un piloto clave para entender la Fórmula 1 actual. Triunfó en la transición hacia el modelo actual de campeonato global y multitudinario que ha llevado a ver avances continuos, como las novedades de la temporada 2021, Ganó tres títulos, en 1988, 1990 y 1991; y protagonizó bonitos duelos sobre el asfalto con Alian Prost. Del gran piloto se pasó a la leyenda cuando Senna falleció en 1994, en el circuito de Imola. Un trágico accidente que acababa con la vida de uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. El brasileño no solo triunfaba por su conducción. Los que le seguían de cerca sabían que tenía un aura especial, por su competitividad combinada con humildad. Marcó un antes y un después en la historia de la Fórmula 1, donde logró tres títulos mundiales, 41 victorias y 80 podios.

Prost, francés, compitió en esa época con Senna por hacerse con el trono mundial. Ganó cuatro campeonatos mundiales, con un balance de 51 victorias y 106 podios. Sus luchas con Senna han protagonizado algunas de las mejores crónicas de este deporte y han dado pie a películas. 

La tragedia también ha salpicado la vida de Michael Schumacher, que entre los noventa y principios del siglo XXI cogió el testigo de Senna. A bordo del Benneton primero y después con Ferrari, Schumacher era imbatible en la F1 y los números así lo verifican. Logró 91 victorias y se subió al podio en 155 ocasiones. Ganó 7 Mundiales de F1, dos con su primera marca, en 1994 y 1995; y cinco consecutivos con la escudería roja, entre el 2000 y 2004. Para muchos, el mejor piloto de la historia. Se retiró en 2012, poco antes se su accidente de esquí, producido en los Alpes Franceses en enero del año siguiente; que le ha dejado postrado a una cama desde entonces.

El primer gran campeón.

La Fórmula 1 como deporte de gran repercusión llega durante la década de 1950, en la que hubo un protagonista principal. El argentino Juan Manuel Fangio ganó 24 carreras, casi la mitad de las que se celebraron en ese periodo. Condujo cuatro modelos diferentes de coche, Alfa Romeo, Maserati, Mercedes y Ferrari; y a bordo de todos ellos dejó grandes dotes al volante que le valieron para coronarse como el mejor piloto de la época. Ganó cinco Mundiales y se ganó el apodo de El Maestro. 

Tras Fangio, llegó Jim Clark, uno de los pilotos más rápidos de la historia de la competición. Las crónicas del momento lo describen como un piloto atrevido al que siempre le gustaba desafiar a la gravedad. El escocés lideró los rankings durante los primeros años de los sesenta, batiendo numerosos récords. Conquistó dos Mundiales y su desenlace, al igual que otros genios de este deporte, fue fatal. Falleció en 1968, cuando disputaba una carrera de F2.

Los reyes del siglo XXI.

La F1 ha vivido un importante salto durante las últimas dos décadas. Han mejorado todos los factores como la tecnología, los motores de los coches o el nivel de los pilotos. A nivel social, más publico consume este deporte, lo que se traduce en mayor porcentaje de dinero. El espectáculo ha subido y, aunque la competencia en la parrilla es mayor, hay pilotos que destacan por encima del resto y que pueden marcar una época. 

Es el caso del británico Lewis Hamilton, siete veces campeón del mundo, si bien su techo podría no haberse alcanzado y, cuando se retire, podría sumar más títulos a su palmarés. Aupado por sus compatriotas de Mercedes, Hamilton ha ido creciendo como piloto, en todos los aspectos, y es el gran rival para batir cada vez que empieza la temporada. Ha sido, eso sí, una figura no exenta de polémica. Sus disputas con otros pilotos y alguna declaración fuera de lugar lo han puesto en el ojo del huracán, hasta el punto de que un sector de la afición y prensa considera que sus triunfos se han debido más por la calidad de sus coches, muy superiores al resto, que por su capacidad en la conducción. Lo que resulta indiscutible es que ningún otro piloto en la historia ha ganado más mundiales que él; y tiene la oportunidad de liderar el palmarés en solitario. 

Sus guerras con Fernando Alonso y Sebastian Vettel tuvieron grandes datos de audiencia. Precisamente, el español y el alemán, con dos y cuatro títulos mundiales respectivamente, se convierten también en los mejores representantes de este deporte durante el siglo XXI. Alonso significó una revolución, por el nivel de conducción y adaptación al coche que mostraba, con el aliciente de ser el primer español en ganar una carrera. Vettel, por su parte, demostró una gran capacidad a bordo de su Red Bull, lo que le llevó a liderar el Mundial cuatro años consecutivos, entre 2010 y 2013.

Compártelo... Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

 ANUNCIOS CLASIFICADOS

Últimos anuncios publicados : introduce los tuyos gratuitamente

.

Correr y ver: próximos eventos

A %d blogueros les gusta esto: