Novedades Mercedes-AMG

El nuevo Clase G estrena nuevo motor en la versión AMG-63

Más adaptado a la carretera sin perder sus cualidades fuera de ella • Nuevo motor biturbo, de menos cilindrada y cambio de 9 velocidades • Carrocería sobre travesaños más rígida pero más ligera

La gama del nuevo Mercedes Clase G recibe a su segundo componente, que es la primera de las dos versiones deportivas previstas, el AMG-63, con un nuevo motor de menor cilindrada, más eficiente, con caja de cambios 9G-Tronic de 9 relaciones y sistemas de calado automático, recuperación de energía, programas de conducción y suspensiones nuevas con opción de ser activas.

El Mercedes-AMG G 63, se distingue por fuera por la calandra del radiador y parachoques AMG específicos, con amplias entradas de aire laterales y elementos de adorno en color plata iridio mate, pasarruedas ensanchados, pinzas de freno rojas, discos de freno perforados y por primera vez llantas de 22 pulgadas.

Es más amplio aprovechando las nuevas medidas del nuevo Clase G y tiene mayor capacidad de avance fuera del asfalto, siendo más dinámico y confortable en carretera que el modelo anterior.

Mantiene el bastidor de travesaños, que tiene sus ventajas e inconvenientes, es más rígido a la torsión, con carrocería de peso optimizado, y defensas y puertas en aluminio. Esa rigidez ha aumentado un 55%, con un techo soldado con láser para aumentar así su resistencia.

Nuevo cambio de 9 marchas.

Mecánicamente el nuevo AMG de la Clase G, cuenta con un motor de más potencia, pero menos cilindrada, con mejora de consumos. Sigue siendo un V8 pero de 4 litros, con 585 CV a 6.500 rpm y más de 800 Nm de par. 

En las mejoras de consumo interviene el nuevo cambio AMG SPEEDSHIFT TCT 9G con transiciones más cortas, función de doble embrague y con programas de conducción, cinco programas para carretera y tres todoterreno.

En el asfalto podemos elegir entre: “Calzada resbaladiza”, “Comfort”, “Sport” y “Sport+”», más el programa “Individual”, en el que configuramos las respuestas de cada sistema a nuestro gusto: motor, cambio en automático, dirección y suspensión.

Para la conducción fuera del asfalto tenemos otros 3 programas, que manejan fundamentalmente la respuesta de suspensiones y diferenciales según las opciones: “Sand” para pistas de arena, “Trail” con suelos deslizantes tipo barro o nieve y “Rock” para zona de trial, cruce de puente, descolgamiento de ruedas y pendientes pronunciadas.

Ademá tenemos 3 regulaciones de la suspensión si queremos intervenir sólo en ella.

Mercedes-AMG G-63 2018

Volante más deportivo, con levas y palanca selectora.

La palanca de manejo del cambio se encuentra ahora detrás del volante, donde también tenemos las levas de cambio de marcha. Mientras que en el salpicadero tenemo los controles comentados y el mando de selección de grupo, con una relación ahora del grupo reductor más corta aún, potenciando su capacidad de ascenso y paso de obstáculos. La relación ahora de este grupo reductor es de 2.93:1 y el cambio de grupo se puede hacer en marcha hasta los 70 km/h.

El reparto de tracción entre los dos ejes ahora es del 40% delante y 60% atrás en lugar de 50/50 como teníamos en la versión anterior.

El nuevo embrague de discos con mando inteligente actúa como un diferencial autoblocante con regulación automática y permite retrasar el uso de los bloqueos diferenciales. Éstos son todos conectables en marcha y hasta el 100% de tarado, pero hay que hacerlo por orden: primero el diferencial central, segundo el diferencial trasero y, por último el diferencial del eje delantero.

Suspensión adaptativa.

Mercedes-AMG G-63 2018

El nuevo Mercedes-AMG G 63 disfruta de serie del tren de rodaje AMG RIDE CONTROL con amortiguación adaptativa regulable, respuesta de cada rueda individualmente según momento y perfil de conducción, con nuevo tren de rodaje con muelles helicoidales, estreno en el eje delantero de una suspensión independiente con eje de trapecio articulado; mientras que en el eje trasero se monta un eje rígido con suspensión de cinco brazos.

Las torretas delanteras llevan una barra de unión para reforzar el chasis y las suspensiones llevan barras transversales adicionales en el eje delantero y en el eje trasero.

De serie es también la dirección paramétrica AMG, con desmultiplicación variable en función de la velocidad y asistencia en dos niveles: confort o sport.

En cuanto al equipamiento asume todas las mejoras de serie y las opciones del resto de la gama del nuevo Clase G, destacando los faros LED de serie y en opción adaptativos, como el paquete AMG Night que está personalizado con volante AMG Performance de forrado en napa.

Resumen de datos técnicos Mercedes-AMG G 63
Motor  V8 de 4.0 litros con dos turbocompresores
Cilindrada  3.982 cc
Potencia  585 CV a 6.500 rpm
Par motor máximo  850 Nm entre 2.500-3.500 rpm
Tracción:   Tracción integral AMG Performance 4MATIC con distribución de par con prioridad al eje trasero (40:60)
Cambio:   AMG SPEEDSHIFT TCT de 9 marchas
Consumo mixto de combustible:   13,2 l/100 km
Emisiones de CO2 en el ciclo mixto:   299 g/km
Categoría de eficiencia:   F
Masa (DIN/CE):   2.485* kg/2.560** kg
Aceleración 0-100 km/h:   4,5 s

La nueva “bestia” de Mercedes-AMG llegará en el mes de junio de este 2.018, será presentado en el Salón de GInebra en marzo, mes en el que a finales se podrá disponer para pedidos.

«Edition 1»

Desde el mismo momento del lanzamiento, el Mercedes-AMG G-63 también dispondrá de edición de lanzamiento – “Edition 1“. Estará disponible con numerosos colores para la carrocería y el paquete AMG Night de serie, con elementos en negro de alto brillo, asientos deportivos y una ventaja en precio en relación al equipamiento de serie.

Más fotografías

Ficha Mercedes Clase G

Compártelo... Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

 ANUNCIOS CLASIFICADOS

Últimos anuncios publicados : introduce los tuyos gratuitamente

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *