Mecánica

El alternador del coche: funcionamiento y proceso de sustitución

El alternador es un repuesto caro que conviene cuidar • Es el «alimentador» de la batería que es la que nos deja «tirados»

El alternador de un coche es uno de esos elementos poco conocidos por el público general y que cumplen una función esencial. Su conocimiento está reservado, generalmente, a los profesionales del sector; si bien el ciudadano de a pie puede conseguir muchas ventajas si adquiere unas nociones básicas sobre sus características y funcionamiento. Es una pieza esencial para el desarrollo del motor, ya que consigue que el coche produzca electricidad y la consiguiente acumulación de la misma en la batería.

 Instrucciones en video para reemplazar el alternador del sitio autodoc.es

El giro rotativo del motor genera un sistema eléctrico en un proceso que tiene al alternador como eje principal. La electricidad generada es alterna y dicho elemento la transforma en electricidad continua que la batería del coche acumula y utiliza cuando la necesita. La corriente generada no es constante y, en ese sentido, resulta necesario el uso de un regulador que mantiene el voltaje en el nivel adecuado, en torno a 14V. Lejos de dicha cifra es sinónimo de que hay algún problema y que, por lo tanto, el alternador no funciona correctamente. 

El fallo en este elemento puede desembocar en la parada del motor, por lo que el vehículo deja de funcionar. Si el alternador no genera la energía mínima o el nivel se encuentra por debajo de lo establecido, el coche se queda sin electricidad de forma exponencial, hasta que llega a un punto en que no puede seguir avanzando debido a que no tiene una fuente de energía que lo sustente. No se encenderá hasta que se produzca energía o la batería disponga de una carga mínima.  

Detección del problema y sustitución

El cambio de un alternador de coche está influido tanto por la acumulación de kilómetros como por los posibles fallos que pueden surgir con motivo del uso. Su vida útil se sitúa en un margen muy amplio, ya que se establece entre los 200.000 y 400.000 kilómetros. Depende del modelo del vehículo y del tipo de conducción. En cualquier caso, durante este periodo algunos de sus componentes pueden ser dañados y necesitan un cambio. La acumulación de estos problemas puede acelerar la sustitución de la pieza completa del alternador. Las luces con poca intensidad, fallos en el motor o un indicador en el tablero de mandos son síntomas de que hay algún problema y que el cambio pudiera ser necesario.

Llegado este punto, ¿cómo se cambia el alternador? Es un proceso asequible si se siguen los pasos adecuados. Es fundamental apagar el motor, ya que se trata de un componente eléctrico, y colocarse guantes de seguridad. La correa es la primera pieza que se retira. A continuación, hay que desconectar cualquier conexión eléctrica que se aprecie, antes de retirar los tornillos de fijación con un destornillador. En este momento, quizá resulta necesario hacer fuerza para retirar la pieza vieja. El hueco está libre y es el momento de poner el nuevo alternador, que se queda fijado y con todas las conexiones conectadas. 

 ANUNCIOS CLASIFICADOS

Últimos anuncios publicados : introduce los tuyos gratuitamente

No se han encontrado entradas.
.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Correr y ver: próximos eventos