Novedades Audi

Audi SQ5 TDI, para la segunda mitad de año

Motor V6 de 347 cv con compresor eléctrico • Con tecnología Mild-Hybrid de 48V • Este verano estará disponible en Alemania

Cuando parece que el diésel no está de moda, Audi añade a la gama del SUV más deportivo de la marca, el SQ5 la versión diésel, con una potencia parecida al ya disponible de gasolina.

La nueva versión tiene un motor V6 de 3 litros con compresor eléctrico y sistema Mild-Hybrid. Con 700 Nm de par máximo a poco más del régimen de ralentí. Una potencia instantánea y un sistema que optimiza los consumos, con notables prestaciones a pesar de la mole de este supuesto “deportivo”.

Los SUV potentes y derrochadores parece que están de moda, Audi hace lo posible por tener su trozo de pastel, optimizando estas cuestiones de eficiencia, que también están de moda. Mover las cerca de 2 toneladas con una carrocería alta, implica siempre más esfuerzo que se paga con mayor consumo.

Aunque no es el tipo de coche que más nos entusiasma, tiene ciertamente su público. Audi lo hace atractivo con una relación peso potencia de 5,4 cv/litro, aunque los consumos homologados se vayan a 3 litros más que en un deportivo tradicional de carrocería baja. 

Compresor eléctrico y mucho par.

El Compresor eléctrico ó EPC, trabaja como complemento al Turbocompresor tradicional, evitando el retraso en la compresión habitual de los turbos grandes, y la energía que lo hace funcionar es la que se puede regenerar con el sistema Mild-Hybrid.

El compresor eléctrico está situado en el circuito de aire más adelante que el intercooler y cerca del motor. Si hay una demanda de carga grande mediante el acelerador, pero la presión del turbocompresor todavía es demasiado pequeña, entra en funcionamiento el EPC. Un compacto motor eléctrico con 7 kW de potencia (unos 9,6 cv) acelera este compresor hasta 65.000 rpm en apenas 300 milisegundos, lo que genera una presión de 1,4 bar.

La disposición de la potencia y la regeneración de la energía son los protagonistas de este motor diésel. Un coche que antaño no bajaría de 20 litros, ahora se conformará con la mitad. El sistema Mild-Hybrid regenera la energía, de parecida forma que cualquier híbrido, pero la diferencia es que su almacenaje y forma de devolverla es diferente.

La batería es mucho más pequeña, y la devolución de la energía es instantánea, digamos que calculada para cada retención y aceleración, con ello, en un ciclo más intenso de recuperar y entregar “Julios”, teniendo en cuenta que el compresor volumétrico es el mayor beneficiado, tenemos la cuadratura del círculo.

Audi SQ5 TDI

Potencia y par inmediatos.

A 2.500 vueltas del motor ya tenemos la cifra de 700 Nm, y aguanta hasta 3.100, digamos en el 80% del régimen normal de funcionamiento, con lo que tenemos una respuesta inmediata.

El sistema eléctrico utiliza red de 48V, lo que implica menor intensidad en el cableado para la misma potencia en los elementos de tracción. La batería de 10 Ah, en los bajos del coche, es la que da servicio también al resto de elementos mediante un convertidor a los tradicionales 12V.

El sistema Mild-Hybrid (MHEV) del nuevo Audi SQ5 TDI puede reducir el consumo de combustible en condiciones reales de circulación en hasta 0,7 l/100 km. Su elemento central es un alternador que hace las veces de motor de arranque, movido por una correa (belt alternator-starter, BAS) y conectado al cigüeñal. Durante la deceleración, puede recuperar hasta 12 kW de potencia. Esta energía eléctrica se almacena en la batería de iones de litio, desde donde se distribuye dinámicamente hacia los dispositivos que la consumen.

Si el conductor deja de pisar el acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el nuevo Audi SQ5 TDI puede recuperar energía o avanzar en modo de marcha por inercia, bien con el motor desembragado al ralentí o bien apagado, hasta un máximo de 40 segundos. La aplicación de una de estas estrategias dependerá del ajuste seleccionado con el Audi drive select y de las condiciones de circulación. El BAS arranca de nuevo el motor tan pronto como el conductor pise el acelerador, de una forma significativamente más rápida y suave que un motor de arranque convencional. La tecnología MHEV permite que la función start/stop se produzca desde una velocidad de 22 km/h. Si el vehículo está equipado con el control de crucero adaptativo (ACC), el motor se pone en funcionamiento tan pronto como el coche precedente inicie la marcha, aunque el conductor del SQ5 TDI aún siga pisando el freno.

Audi SQ5 TDI

Cambio de 8 velocidades.

El cambio del nuevo SQ5 TDI es un tiptronic de 8 relaciones, que trabaja junto a la tracción total. Al contrario que los deportivos de toda la vida, aquí la relación en lugar de cerrada es abierta – cosas de tener 700 Nm de par. De esta forma se procuran un marchas bajas más cortas para ganar en aceleración y las más largas, se alargan para rodar en autopista con régimen desahogado. Con 8 marchas hay para ello con suficientes garantías.

Su diferencial central autoblocante distribuye el par entre los ejes delantero y trasero con una relación 40:60. Si se detecta un deslizamiento excesivo, dirige la mayor proporción de par hacia el eje con mejor tracción. Dependiendo de las condiciones, puede enviar hasta un máximo de un 70 por ciento de par hacia el eje delantero y hasta un máximo de un 85 por ciento al trasero. El reparto por rueda electrónico después en cada eje, funciona automáticamente en tiempo real en cualquier superficie. Y para los más exigentes, de forma opcional, tenemos el diferencial deportivo en el eje trasero, con reparto activo.

La suspensión dinámica de serie pone la guinda a la estabilidad. Con un calzado de 20″ en medida 255/45, un perfil que no es precisamente el de un SUV. En opción aún se pueden montar llantas de 21″.

Sistemas de optimización y asistencia.

Ni que decir tiene que el SQ5 TDI mantiene el nivel de equipamiento de la ya existente versión de gasolina, tanto en equipamiento de confort y entretenimiento como de seguridad activa y pasiva. Con el arsenal de siglas de los elementos activos y los de ayuda a la conducción, destacando el Asistente de Eficiencia Predictivo, aunque muchas de ellas se encuentran de forma opcional.

El nuevo Audi SQ5 3.0 TDI comenzará a llegar a los concesionarios en Alemania en verano de 2019, con un precio base de 67.750 euros. Para que nos hagamos una idea de lo que podrá costar en España.

Compártelo... Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

 ANUNCIOS CLASIFICADOS

Últimos anuncios publicados : introduce los tuyos gratuitamente

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *