Prueba comparativa

¿Astra OPC o Scirocco R?

Prueba comparativa de dos rápidos polivalentes que se salen de la norma con motores de 280 cv y alta concepción deportiva

Dos polivalentes con la misma filosofía y parecidos motores y precios, con sus cualidades y defectos, la elección de uno u otro es complicada y puede decidirse por matices: Opel Astra GTC OPC, o dicho como a Opel gusta, Opel GTC OPC, y Volkswagen Scirocco R.

El Scirocco que hemos conducido llevaba cambio automático DSG, muy recomendable, por lo que nuestras referencias están realizadas con éste, pero analizamos en líneas generales lo que ofrecen ambos coches.

Si te gusta el cambio manual, la diferencia de precios no es exagerada, el DSG es unos dos mil Euros más caro.

Para empezar diremos que el Scirocco se ha dejado de comercializar en su edición actual con el acabado R. Pero volverá y trataremos de ponernos al día. Tampoco es que el Astra sea de última hornada, son dos coches veteranos que en poco estarán renovados, pero aún se pueden adquirir con buenos descuentos.

De momento este trabajo está basado más en el Astra pero haciendo las referencias oportunas al Scirocco.

1-05-exterior-opel-astra-opc-2017-prueba 1-05-exterior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

Astra: casi 4,5 metros

El Astra es más grande, sin ser mucho más pesado, por lo que la primera ventaja la tiene éste si lo que buscamos es capacidad y mejores plazas traseras, aunque ambos, por concepto de deportividad son coches de 3 puertas, y 4 plazas de adultos si bien el Astra tiene homologadas 5.

La carrocería y estilo de ambos es similar, con generosos aditamentos aerodinámicos, con un spoiler trasero más descarado en el Opel, doble escape en ambos, cristales oscurecidos traseros, generosas llantas de 19″ pulgadas en el OPC y 18 en el Scirocco. En general el aspecto del Opel es más agresivo.

1-07-exterior-opel-astra-opc-2017-prueba 1-13-exterior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

Dos motores muy parecidos.

El corazón de ambos modelos es un motor de 2 litros, con 280 cv. a base de turbo, inyección directa y 4 válvulas por cilindro. El motor del Opel es algo más contundente en bajos, con más par pero sobre el papel consume ligeramente más, sin embargo en nuestras mediciones apenas encontramos diferencias. En ciudad tenemos el sistema stop/start del Opel que puede ser determinante en un uso muy urbano, pero no creemos que sea el lugar preferido de estos coches.

2-03-exterior-detalle-opel-astra-opc-2017-prueba 2-02-exterior-detalle-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

En manual ambos son de 6 marchas, en automático, el Astra no tiene versión disponible.

Las suspensiones de ambos son de calage deportivo, recorridos cortos y con chasis rebajado. En ambos tenemos suspensión de ajuste electrónico, que nos permite un ajuste manual de mayor o menor dureza. El Astra no lleva estabilizadora delantera, con un puente trasero de diferente diseño en ambos. Los dos comparten delante una estructura de apoyo McPherson.

3-03-interior-opel-astra-opc-2017-prueba 3-02-interior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba 

Interior deportivo con asientos más envolventes.

Por dentro ambos nuevamente son muy parecidos, se siguen muy de cerca, con un estilo deportivo en cuanto al puesto de conducción. Los asientos son de gran sujeción, los del Scirocco algo más envolventes, pero nos quedamos con los del Astra al ser eléctricos y con más reglajes, a nivel de confort también son muy parejos.

El puesto de conducción de ambos tiene detalles más deportivos que el resto de sus respectivas gamas, hablado ya de los asientos diremos que ambos tienen pedales de aluminio, pero son mejores los del Scirocco, con acelerador de barra y un estupendo reposapié, sin embrague al ser automático.

3-09-interior-opel-astra-opc-2017-prueba  3-06-interior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

La instrumentación del Scirocco también es más completa, con un set de relojes extra en lo alto de la zona central del salpicadero y su volante está achatado. En el Opel disponemos de un sistema de cronometraje, tipo cuentavueltas y unos diagramas de fuerzas G dentro del propio cuadro de mandos.

Hay un elemento que puede que a muchos les disuada de comprarse el Opel, y es que el freno de mano es eléctrico, no hay palanca.

En marcha

Evidentemente, con caja de cambios automática, el confort y facilidad de conducción se incrementa por lo que en este sentido el Scirocco con DSG tiene ventaja, además en ritmo deportivo permite buen margen de revoluciones, por lo que se puede apurar en las reducciones. El cambio manual del Opel tiene buen tacto, con inserciones precisas y recorridos no muy largos, con el Opel se puede jugar con el embrague, es conveniente estar al día en las maniobras de punta-tacón y tenemos la ventaja de reducir si hiciera falta varias marchas a la vez, cosa más lenta en el automático.

1-03-exterior-opel-astra-opc-2017-prueba 1-03-exterior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

En el DSG del Scirocco tenemos 6 marchas, pero realmente en curvas son 5, llaneando la 6ª sirve de desahogo del motor, pero en cuanto queramos más brillantez hay que reducir, es siempre fácil porque tenemos las levas. En el GTC, La sexta tiene una relación final más bien corta y es en la que se logra la velocidad máxima, con una relación final de 44 km/h a 1000 rpm, lo que nos lleva una punta de 242 en el régimen inicial de potencia máxima, con una punta homologada de 250 km/h.

Hablando de prestaciones, entre los dos coches que hemos conducido sobre el papel el Scirocco con el cambio DSG es más rápido, en cuanto a aceleración, y en la práctica más fácil de lograr esa cifra por su cambio, el Scirocco manual es 2 décimas más lento (5,5 s. contra 5,7 de 0 a 100 km/h), por lo que se acerca más al OPC con 6 segundos justos para ponerse a cien. En cuanto a velocidad punta, todos tienen los 250 como límite, una cifra suficiente a todas luces para un uso normal, incluso en las “Autovans” de Alemania.

Y llegan las curvas.

Esta es la parte más divertida de una prueba con estos coches que parecen no tener nunca límite, a los que les vas buscando las cosquillas poco a poco y terminas a ritmos endiablados por las curvas. Ambos se llevan muy bien con las curvas lentas y las curvas rápidas. Con especial sonido en ambos, en el Scirocco más acentuado por el cruce de válvulas abierto que facilita las “pedorretas” al cambiar, y en el Astra un peculiar sonido de sobre presión cuando hundimos el acelerador a fondo.

3-06-interior-opel-astra-opc-2017-prueba 3-05-interior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

Ambos tienen la suspensión ajustable en dos niveles, con más confort o más efectividad, con un botón en ambos para el caso que de forma electrónica endurece o no los amortiguadores. La incidencia en ellos en los dos es muy parecida, quizá el Opel se hace algo más duro pero cuesta ver la diferencia porque estamos en niveles bastante altos.

Los controles electrónicos (desconectables) te permiten acelerar con más alegría una vez llegado el vértice de la curva, el cual es muy fácil redondear por la gran precisión de la dirección, ayudada por los generosos neumáticos. El Astra monta de serie llantas de 19″, contra 18 del Scirocco, un secreto para potenciar mejor los frenos. Si bien ninguno de los dos dió el más mínimo problema, con gran exigencia si siquiera los sistemas de ABS se hicieron presentes.

El Opel cuenta con diferencial autoblocante mecánico, mientras que el Volkswagen con diferencial autoblocante electrónico. Sin conducir los coches nos quedaríamos siempre con el mecánico, pero ojo que hay que probarlos. El mecánico es más rápido en actuar, cosa que si es contra el crono en una pista milésima a milésima… Pero el del Scirocco no le sigue lejos. El primero actúa desde que aceleramos y el segundo desde que nota la más mínima pérdida, y su ventaja es que puede absorber digamos más porcentaje de tarado. El mecánico del GTC no es de gran porcentaje y llegado a un límite puede comenzar el subviraje, aunque en cualquiera de ambos tenemos el control de estabilidad activado es un juego de niños el ir a toda pastilla en ambos y nadie notará diferencias.

1-04-exterior-opel-astra-opc-2017-prueba 1-04-exterior-volkswagen-scirocco-r-2017-prueba

Cuestión de matices.

Llegando al final de nuestro análisis, si me hacéis la pregunta de con cual me quedo, pues me quedo realmente con la duda. Para mi puede que el cambio DSG sea un factor determinante, pero si sólo pudiese escoger entre los manuales, ya tendría que pensármelo.

Cosas mejores del Opel: Asientos eléctricos, diferencial mecánico, el precio y la capacidad interior y de carga.

Cosas mejores del Volkswagen: Instrumentación auxiliar, disposición del cambio DSG y freno de mano de palanca.

En ambos vamos a encontrar un coche muy deportivo, de gran temperamento en curvas, con consumos aceptables en una conducción normal y de muy buenas prestaciones. Con unos motores elásticos, potentes desde pocas vueltas, con gran par y conducibles por cualquiera, el más experto tendrá una herramienta de diversión en curvas y el nóvel una seguridad extra por la respuesta tan fiel que tienen estos coches.

Galerías de fotos completas: Opel GTC OPC | VW Scirocco R

Ficha del Opel GTC

Ficha del VW Scirocco

Comparte esta noticia... Print this pageEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies