Cantabria Rallye Trasmiera

Record y éxito de participación en el Rallye Festival Trasmiera 2018

181 pilotos con 186 coches  formaron la inscripción de record • El temporal del sábado deslució la fiesta cántabra de los Rallyes

La sexta edición del Rallye Festival Trasmiera ya es historia, y el Rallye Legend Cantabria, organizadores de la prueba,  supieron llevarlo a buen puerto una vez más.  Demostrando con ello que su profesionalidad y buen hacer va “in crescendo” en cada edición del evento, único en cuanto a su definición general  en nuestro país.

Con una preinscripción de  más de 400 equipos, la organización hace selección e invita a participar en el Rallye, primando el historial del piloto y el vehículo. En este caso además, se tiene como preferencia aquellos coches que marcaron una época en la historia de los Rallyes o que se asemejan en preparación a los que es su día participaron en pruebas nacionales o mundiales.

Por consiguiente para esta edición se logró una cifra de 181 equipos inscritos que participarían con 186 vehículos, pues algún piloto figuraba inscrito con más de un coche, como ejemplo,  Martin Arroyo con Opel Manta 400 y Opel Ascona 2000, o el y famoso y querido por estas tierras, el andorrano Gerard de La Casa que volvía a presentarse con sus cuatro joyas, Mercedes 190 2.3, Seat Ibiza Kit Car, Seat Córdoba WRC y Renault 5 Maxi Turbo.

Uno de los coches más admirados del parque siempre es el Renault 5 Maxi de Gerard de La Casa

La historia de los Rallyes en  el Rallye Festival Trasmiera 2018

Entre los pilotos a destacar en esta edición la estrella fue el finlandés, cuatro veces campeón del mundo de Rallyes, Juha Kankkunen  que junto a su último copiloto Nicki Grist,  participaban con una unidad de Toyota Celica Gt-Four propiedad de este y ex oficial de Toyota. Con suerte adversa, pues sufrían un percance en un tramo de enlace y no salían a las especiales el sábado por la mañana.

Pero el más admirado por la afición, tal vez fuera el irlandés Frank Kelly que con su potente Ford Escort MKII hacía levantarse a la afición en cada una de las especiales con su espectacular conducción. Y no solo en las especiales, sino también en los parques, donde el irlandés  se mostraba amigable con la afición haciéndose fotos y firmando autógrafos a quienes lo solicitaban.

Igualmente admirado y esperado en las especiales, el también irlandés Mick Strafford con su Vauxhall Firenze Cam Am, que ya estuviera aquí en el 2016, y que era un derroche de potencia por las especiales de la comarca de Trasmiera.

Toyota Celica GT-four de Juha Kankkunen y Nicky Grist

Ilustres también entre los inscritos dos pilotos que repetían del pasado año, en esta ocasión con vehículos diferentes,  pero ambos con unidades de Past-Racing. Por un lado el finlandés Harry Toivonen que en esta ocasión se mostraba muy rápido con el Ford Escort WRC de Daniel Alonso, y que sufría una suerte adversa al incendiársele la parte trasera del Ford en la segunda especial del viernes, y con ello privando de su conducción a los aficionados en la jornada del sábado.  Por otro lado, el británico Jimmy McRae que muy conservador, aunque inscrito con un Ford Sierra RS Cosworth se presentaba con la unidad archiconocida de Past, el Ford Sierra Cosworth 4 X 4 nº 012.

Pero entre los más desapercibidos para el público en general también había nombres que estuvieron presentes en una época floreciente de los Rallyes. Como ejemplo Javier Izaguirre con el Citroën Visa 1000 Pistas de Izamar, con el que participaron en los primeros  Campeonatos de España de Rallyes de Tierra. También los hermanos Santacreu, que tras una exhaustiva restauración reestrenaban el Opel Ascona  2000 con el participaban en el Campeonato y Copa de España de Rallyes por los años ´80.

El irlandés Frank Kelly entre los más espectaculares con su Ford Escort MK II

Los coches las verdaderas estrellas

En el parque de vehículos presentes, si bien todos son dignos de admirar y son las auténticas estrellas del Rallye, siempre hay unidades que destacan sobre las demás por su palmarés o por su historia, pero como poco o nada vistos por estas tierras, y novedades en esta edición cabría destacar, por un lado el pequeño deportivo inglés Cox GTM de los también ingleses Wilkins, o el Skoda 130Rs Turbo de 1979 de los franceses Dominique y Erine Sibelude. Pero entre los más potentes, y posiblemente el de más caballaje del parque, fue el Ford RS 200 Evolución, unidad restaurada procedente del Campeonato de Europa, hoy Mundial, de Rallycross.

En general tres excelentes jornadas de Rallye, perfectamente organizadas por los hombres del Rallye Legend Cantabria,  que con su tesón, pasión, y perseverancia supieron reunir a un elenco de vehículos y pilotos dignos, todos ellos de admiración, y que representan la historia de los Rallyes.

▼ Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *